28.8.08

Altos precios amenazan plan de Chávez contra pobreza


Por Frank Jack Daniel

La creciente inflación en Venezuela, la más alta de Latinoamérica, puede estar saboteando los planes contra la pobreza del presidente Hugo Chávez, que ha gastado miles de millones de dólares de ganancias petroleras para ayudar a los sectores menos favorecidos.

La pobreza ha bajado drásticamente desde que Chávez tomó el poder, pero los datos disponibles más recientes muestran un ligero incremento en el número de hogares pobres, un paso atrás impulsado por el aumento del costo de vida.

En un año en que el Gobierno podría perder el poder en algunos estados estratégicos por unas elecciones de autoridades locales en noviembre, cifras como las de la inflación así como las del auge del crimen podrían golpear la aún sólida popularidad del líder.

Los precios mundiales récord del crudo han copado las arcas venezolanas y permiten al mandatario izquierdista extender el apoyo a los sectores menos favorecidos de la importante nación petrolera, que registra cinco años de sólido crecimiento.

Pero el gasto impulsado por el Gobierno, combinado por factores externos como la crisis global de alimentos, han alimentado la inflación.

Venezuela da prioridad al crecimiento sobre la inflación y ahora admite que los precios subirán en torno al 27 por ciento este año, más del doble de lo estimado inicialmente.

En un mercado en el empobrecido sector de La Vega, donde Chávez tiene fuerte apoyo, los habitantes se quejan de que sus gastos semanales subieron luego de un ajuste de precios este año en varios productos para ponerlos en línea con los costos de producción e importación.

"Los precios todos los días suben más", dijo Elinoa Jiménez, madre de siete niños y quien gasta casi todo el ingreso de su esposo albañil -equivalente a 170 dólares- en comida.

"Los reales no alcanzan para nada", agregó en un mercado donde productos como las pastas casi cuadruplicaron su precio este año con un ajuste.

El aumento golpea más a los pobres, que gastan la mayor parte de sus ingresos en comida.

NO SATISFECHO

De acuerdo con el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE) la pobreza cayó al 27,5 por ciento en los primeros tres meses del 2007, desde el 42,8 por ciento cuando Chávez subió al poder en 1999.

Pero las cifras recientes muestran que la pobreza en el segundo trimestre del 2007 se incrementó por primer vez desde el 2003, con el número de hogares pobres subiendo al 28,5 por ciento.

La inflación registró un alza ya del 7,8 por ciento en el primer semestre del 2007, pero este año casi duplicó esa cifra.

"No podemos estar satisfechos"(...) dijo Elías Eljuri, presidente del INE, pese a alegar que el problema no es sólo responsabilidad del Gobierno, sino de los altos precios de los alimentos importados.

La inflación es un persistente problema en Venezuela, donde los precios frecuentemente se incrementaron más del 30 por ciento anualmente en las décadas de 1980 y 1990, llegando incluso al 103 por ciento en 1996.

Chávez, quien creció en un casa humilde con piso de tierra, dijo que su Gobierno toma en serio la inflación pero no sacrificará el crecimiento en su lucha contra los precios.

En mayo, Chávez decretó un aumento del 30 por ciento en el salario mínimo, el más alto de la región, en un intento de suavizar el impacto del alto costo de vida pero que también impulsa la inflación.

"Ellos no tienen hiperinflación, lo que tienen es una inflación más alta de lo que quieren", dijo Mark Weisbrot, economista radicado en Washington. "Tienes que pesar el costo de reducirla fuertemente y desacelerar el crecimiento", agregó.

Esa fuerte expansión significa para muchos venezolanos que el aumento de precios despunta, mientras en total el resto de la situación economica crece más rápido que la inflación.

"Para mí, todo está bien. Yo lo siento mejor que antes", dijo Javier Calderón, de 31 años, quien pudo comprar su propio taxi el año pasado, lo que aumentó sus ingresos significativamente.

Venezuela está en medio de un boom de consumo motorizado por la distribución del ingreso petrolero, que a su vez impulsa la inflación por causar cuellos de botella en el suministro.

El aumento empeora por los importadores, quienes manipulan las distorsiones en la tasa de cambio para subir sus márgenes de ganancia.

A pesar del énfasis en el crecimiento, el Gobierno ha tomado una serie de acciones este año para desacelerar el gasto, vendiendo miles de millones de dólares en bonos pagaderos en bolívares para drenar liquidez.

Además, elevó las tasas de interés en un intento de promover el ahorro, una medida sin éxito mientras las tasas se mantienen por debajo de la inflación.

Las medidas son vistas con desgano por banqueros de Wall Street, quienes alertan que una consecuencia de la galopante inflación es el incremento de la fortaleza del bolívar, que ha sido fijado oficialmente en 2,15 respecto al dólar desde el 2005.

Una fuerte moneda hace difícil para Venezuela diversificar su economía, dominada por el petróleo, dejándole una fuerte dependencia de las importaciones desde comida hasta piezes de vehículos.

"Parecen seguir dando prioridad a una estrategia de soluciones instantáneas que maximizan el crecimiento a corto plazo en vez de controlar la inflación", dijo Alberto Ramos, de Goldman Sach.

Fuente: Reuters / Invertia

.

1 comentario:

Paola dijo...

Hola! Encontramos tu blog gracias a To2Blogs. Pasábamos por aquí para comentar que estamos trabajando en un Proyecto sobre la comunidad Blog de Venezuela. Nos gustaría que participaras en el proyecto como informante y nos des tu opinión sobre la movida Blog en el país.
Si estás interesado, visítanos en http://venezuelaenblogs.blogspot.com/ donde encontraras más información al respecto y el enlace a la consulta que estamos llevando a cabo.
Saludos Cordiales