12.1.07

Aclaran que "el socialismo (venezolano) no niega la propiedad privada"

Uno de los dirigentes gubernamentales que, después del Presidente Chávez, más ha hablado en estos días es el nuevo ministro de Finanzas de Venezuela, Rodrigo Cabezas.

El ministro expresó que el modelo socialista venezolano no niega la propiedad privada, sino que cohabitará con ella.

"La solidaridad, el contenido social de la distribución de la riqueza va a privar, de manera que es probable la incorporación de aspectos institucionales de respaldo a las cooperativas, a las empresas de construcción social, de respaldo a la formas de autogestión obrera".

Adelantó que se le creará una base jurídica a todas las empresas de gestión social "incluso creo que también en la Constitución como forma de propiedad alternativa a la propiedad privada, de manera que la propiedad privada como tal, la Ford, la General Motors, la Coca Cola, la Pepsi Cola, la Biggot se preservarán, estarán allí, existirán..."

-Trataremos que en nuestra sociedad, quien tenga capacidad contributiva, contribuya y pague impuestos, puntualizó.

Precisó que el petróleo, la electricidad y el gas estarán en mano del Estado. No habrá una supresión de la libertad de asociación, comercial o productiva para constituir alguna de estas empresas de tipo privado, el Estado privilegiará todas aquellas formas de propiedad alternativa, camino a la construcción de una sociedad mucho más justa, que coloque el acento en la distribución social de la riqueza, de la generación del excedente económico en nuestra nación.

¿TORTA?

Aseguró que la oposición tendrá cabida en este período "aquí habrá derecho a una oposición, en la Constitución preservaremos el derecho a la asociación política, distinta a las ideas que puedan expresarse desde el campo bolivariano socialista".


Rechazó las declaraciones de Monseñor Roberto Lükert, afirmando que no es cierto que el gobierno esté poniendo la torta, sino que se está trabajando por construir ese tipo de país con crecimiento económico sostenido.

MEDIDAS REVOLUCIONARIAS

Ángel Guerra Cabrera, articulista del periódico izquierdista mexicano La Jornada, indica que las medidas revolucionarias proclamadas por el presidente venezolano en la juramentación del gabinete que lo acompañará en su nuevo mandato, son "de honda trascendencia política y social, que se extiende mucho más allá de las fronteras venezolanas".

"Al aplicar el Gran Proyecto Simón Bolívar 2007-2021, que así se llama, Venezuela será el primer país en el mundo en concluir el desmantelamiento de los fundamentos económicos de las políticas neoliberales, iniciado por la revolución bolivariana hace ocho años. También será la primera nación del planeta en emprender, después de la ofensiva neoliberal, un proyecto histórico socialista. En él tienen cabida los empresarios pequeños y, en general, los que acepten las nuevas reglas de juego".

Añade que la nacionalización de los medios de producción antes privatizados, incluyendo los sectores de telecomunicaciones, electricidad y el procesamiento de los crudos pesados de la faja del Orinoco hoy controlado por pulpos transnacionales, "expandirá considerablemente la ya potente área de propiedad social y arrebatará a la burguesía y al imperialismo una cuota importante de poder económico y político".

Estas acciones, unidas a la supresión de la “independencia” del Banco Central, calificada de neoliberal por el presidente, dotarán al Estado de mayor capacidad de maniobra en la dirección de la economía y proporcionarán recursos adicionales para continuar redistribuyendo equitativamente la riqueza nacional.

"Pero lo que les otorga un carácter genuinamente revolucionario es el ir acompañadas del fortalecimiento y confederación de los consejos populares, órganos llamados al ejercicio territorial del poder por las comunidades y a controlar la labor estatal en esas instancias, una herramienta fundamental en el objetivo de ir 'transformando progresivamente el Estado burgués en otro socialista y bolivariano', combatir la corrupción y arraigar el gobierno del pueblo. Igualmente significativa es la jornada de educación popular encaminada a fomentar valores éticos socialistas en la población".

Opina Guerra que la adopción de estas medidas requiere de una Ley Habilitante confiriendo poderes especiales al Ejecutivo y una reforma constitucional, de segura y rápida aprobación en un Legislativo totalmente bolivariano, "una vez que la oposición contrarrevolucionaria no se presentó en su momento a las elecciones para esa instancia".

"CHÁVEZ ROMPE CON EL CONCEPTO VULGAR DE SOCIALISMO"

"Lo que Chávez está proponiendo rompe con el concepto vulgar de socialismo que atribuye facultades mágicas a la socialización de los medios de producción y olvida que esta tiene como propósito principal la desenajenación del ser humano, convirtiéndolo en sujeto y objeto primordial de la transformación revolucionaria de la sociedad. Idea que en fin de cuentas es la sistematización e institucionalización de las experiencias de poder, educación y solidaridad popular surgidas en las misiones sociales bolivarianas".

"Sin la estrecha unidad de los revolucionarios en su diversidad, enseña la historia, no es posible derrotar a los enemigos de la revolución y hacerla avanzar. La división condujo a la derrota de muchos movimientos populares. Por ello Chávez llama a la creación urgente del Partido Socialista Unido de Venezuela con el concurso decisivo del pueblo, vencedor de todas las batallas contra el imperialismo y la oligarquía, que como nadie podrá garantizar la integridad en sus filas y la certeza de su rumbo", finaliza diciendo.

1 comentario:

Angel dijo...

Pura grama seca. Huyan.